SABER ESPERAR

Leopoldo Garrido Málaga - 60

Leopoldo Garrido es médico en una residencia de ancianos. Nos cuenta su experiencia en este tiempo de confinamiento, al lado de los más vulnerables en esta pandemia, sus abuelitos.

En estos momentos de pandemia por el COVID 19 en la residencia de ancianos, nuestros mayores se encuentran confinados en sus habitaciones. Estamos actualmente en fase 1 por lo que, en número limitado, pueden ir al comedor. En la anterior fase comían en sus respectivas habitaciones. Se pueden imaginar lo que aprendo de los residentes en estas jornadas que nos ha tocado vivir; me transmiten su sencilla sabiduría y experiencia.

En uno de estos días, una anciana de 85 años me comentó la importancia de la espera:

- “Mire doctor, cuando yo estaba embarazada me hubiera gustado ver a mi hijo inmediatamente, pero tenía que esperar para que madurase y lo viese sano”.

- “También, doctor, mi marido y yo teníamos un pequeño cortijo y compramos unos arbolitos con unos ahorrillos; yo le comentaba que tenía que esperar que el fruto madurase”.

¡Que sabias y sencillas palabras y cuánto enseñan!: saber esperar.

“Tener serenidad y paciencia en estos momentos difíciles es fundamental para la convivencia en nuestras residencias de ancianos y en la sociedad actual.”

No me cansaré de repetir lo que aprecian nuestros mayores que los acompañemos, que compartamos nuestro tiempo, aunque sea poco. Conversamos mucho y hablamos poco. Porque conversar es vivir en compañía. Con mis ancianos da gusto conversar. En la actualidad es la mejor medicina que les podemos dar. Recuerdo una anécdota que escuché hace mucho tiempo contada por una residente, que tenía como protagonista el ilustre médico malagueño, Dr. Gálvez Ginachero. El doctor les decía a sus ayudantes y/o alumnos que cuando la medicina no puede hacer más, acompañad rezando que también alivia.