ADVIENTO 2017 Y 70 AÑOS DE LA ”CARTA” EN GRANADA


El pasado 15 de diciembre los Equipos de Granada acudieron a la Basílica de la Inmaculada y San Juan de Dios para concienciarse con la Iglesia de este tiempo fuerte que llamamos Adviento, en el que esperamos un año más la venida de Jesús como el más extraordinario regalo que nos pudo hacer el Padre. La conmemoración se configuró con una Eucaristía solemne concelebrada, por los Consiliarios de Sector y Equipos, en el escenario incomparable del barroco altar mayor del templo donde reposan las reliquias del santo patrón de Granada y de la caridad. La solemnidad se revistió también de un contenido de memorial, al cumplirse los 70 años de la promulgación de la Carta Fundacional de los Equipos de Nuestra Señora, documento de vital importancia para todos los matrimonios del Movimiento, en el que se encuentran las bases de la espiritualidad conyugal que son nuestro camino de santificación.

Con notable asistencia de matrimonios tuvo lugar a continuación, en el salón de actos del Centro San Rafael contiguo, una charla formativa a cargo del padre Juan José Hernández Torres OH, bajo el título “La Palabra se hizo carne”, con una visión cristológica de lo que esa frase significa, analizando la Encarnación como el hecho histórico más decisivo para la Humanidad. En él se ve cómo Dios decide compartir la existencia con nosotros, no se queda al margen de la Humanidad. Por medio de san Juan el misterio se nos presenta en el plano humano: Dios se hace carne para amar, no para desentenderse del hombre. La fe afirma que la Palabra se ha hecho carne, lo cual es un concepto revolucionario y trascendente para el hombre; un Dios totalmente hecho hombre es algo único.

¿Por qué será que no hemos logrado la visión teológica de la carne, del cuerpo? Hizo un repaso de tiempos pretéritos revisando las influencias del helenismo, del platonismo, del antagonismo de tiempos de San Agustín, que conducía a que el alma era luz, vida, justicia, mientras el cuerpo era oscuridad, muerte, injusticia, que dio pie a un espiritualismo estéril durante mucho tiempo. Se pasó por alto que Dios se hizo hombre para enseñarnos a vivir, enseñarnos el amor; si no hemos comprendido el mensaje de amor, no estamos redimidos.

Destacó la definición certera de Tertuliano:_”Caro cardo salutis” (La carne eje de la salvación). Se extendió después en el concepto dominicano de que “toda la corporalidad es sacramento”, sobre la expresión del amor de Dios que está encerrado en la unión conyugal y la definición como éxtasis que mereció del papa Benedicto XVI, para concluir en que el Adviento debe ser para nosotros que el Señor viene todos los días en tu mujer y en tu marido.

Granada 16 de diciembre de 2017

Juan-Ignacio Pérez Rodríguez

Equipo Granada 23-A