Estamos ya en septiembre, a punto de comenzar un nuevo curso. Qué rápido ha pasado el verano. Como todos los años, ha habido cambios en las personas que asumen las responsabilidades en el Movimiento. Queremos agradecer a todos los que el pasado curso desempeñasteis alguna responsabilidad vuestra entrega. Se dice, porque es verdad, que cuando uno da a los demás, siempre  recibe más a cambio.

Los responsables de equipo, habéis dado mucho, buscando fechas para las reuniones, asistiendo a los actos, preocupándoos por las parejas de vuestro equipo que hayan podido tener algún problema, interesándoos por la salud de los enfermos, intentando vivir al Movimiento dentro del equipo, mirando en general por el buen funcionamiento de vuestro equipo.

Y no digamos  los que habéis tenido alguna responsabilidad en el sector y habéis terminado los tres años de servicio. Permitid que os nombremos: Pepe y  Trini de Granada, Manolo y María, el padre Carmelo y Alejandro y Marina de Jaén, Julio y Yolanda de Málaga y Miguel y Reme de Vélez-Málaga. Hemos compartido alegrías, y ratos de trabajo y preocupación. Podéis estar contentos con todo lo que habéis hecho por el Movimiento, el 50 aniversario de Granada, la peregrinación a la Virgen de los Remedios en Vélez-Málaga, tantos actos y retiros, tantas informaciones dadas, y tantos y tantos gestos de cariño han engrandecido a nuestro Movimiento.

Cuando alguien se va, alguien viene, y eso es lo que sucede cada curso en los Equipos de Nuestra Señora. Además pensamos que es de las mejores cosas que pueden suceder para que una organización no se estanque y esté siempre viva y con ilusión.

Sabemos que no es fácil dar el paso para asumir nuevas responsabilidades, en especial en los sectores pues en el equipo tenemos ya más asumido, que alguna vez nos tiene que tocar. Por eso, queremos agradecer en nombre de todos los matrimonios de la región a Jose y Raquel de Granada, Tomás y Lola, el padre Juan Herrera y Chon y Manolo de Jaén, Manolo y Maite de Málaga y Pepe y Pepi de la Axarquía que hayan dicho si a esta llamada del Señor de servicio a los demás.

Este curso es especial. Nuestro lema nacional  " Id a todo el mundo " lo hemos completado en nuestra región pidiendo que lo hagamos en clave de amor". Como matrimonios cristianos debemos dar nuestro testimonio al mundo que nos rodea y darlo desde la perspectiva del amor.

Además este curso lo finalizamos con el encuentro internacional en Fátima 2018 en el mes de Julio. Ya iréis recibiendo toda la información necesaria para poder asistir al mismo. La dimensión universal de nuestro Movimiento, se vive especialmente en este tipo de encuentros y es una oportunidad que no debéis dejar pasar.

Que Nuestra Señora de los Hogares ruegue por todos nosotros y por nuestras familias en este curso 2017-2018 que va a comenzar.