RETIRO DE ADVIENTO

 

ENS  AXARQUÍA


El día 2 de diciembre 2017, se celebró en el Colegio San José de Vélez-Málaga, el retiro de Adviento del sector Axarquía, dirigido por el Rvd. Daniel Ceratto, párroco de Benamocarra.

El retiro comenzó con el saludo de bienvenida, por parte de los responsables del sector, después se cantó “Alegre la mañana que nos habla de ti” 

Y siguieron comentando los responsables:

    ¡Qué es un privilegio sentirse amado por Dios!

    ¡Qué es un privilegio sentirse alegre en esta mañana que me habla de Él!

Es cierto que deseamos un mundo mejor, un tiempo mejor, una vida mejor.Por eso necesitamos llenarnos de optimismo, de risas, de paz, de alegría.Necesitamos vaciarnos de amarguras y tristezas. Solo con Dios. Solo en Dios 

Quiero pararme y contemplar la alegría que voy descubriendo. Acercarme al que sufre y decirle: “Alégrate, el Señor está contigo”. Y ver la cara de sorpresa del que me escucha.

Necesitamos renacer de nuevo, necesitamos saborear la vida nueva y abrir nuestros ojos a la esperanza.

Adviento, es tiempo de esperanza y preparación para la felicidad que no termina.Es tiempo de prepararnos como matrimonios Cristianos, con fe y amor a Dios en el seno familiar, que no puedan más los sufrimientos y los problemas, que la confianza en Dios y, el amor en nuestro matrimonio en momentos difíciles.

De la charla del ponente Rvd. Daniel Ceratto, destacamos lo siguiente:La familia nos es consciente de la fuerza que tiene si Cristo es el centro.

Y puso como ejemplo que un enemigo de la rutina es el “síndrome de la rana”

Habló de los clavos que debilitan la relación del matrimonio, de las claves que refuerzan la relación, y pilares para construir.

Dijo que en el amor la llama la concede Dios, pero el aceite debemos proveerlo nosotros. 

En otro momento nos habló sobre la familia cristina hoy, ante la destrucción de la verdad del orden natural. Y que el Papa Francisco se ha referido a este tema en la Exhortación “Amoris laetitia” nº 56

Se terminó el Retiro con la Exposición del Santísimo, y la Eucaristía, donde se dieron las gracias a Dios por servirse del Padre Caffarel para crear este movimiento y por el 70 aniversario de la carta fundacional de los Equipos de Nuestra Señora.