ENS MÁLAGA-AXARQUÍA

 Pepe y Pepi (Responsables Sector Málaga-Axarquía)

El día 2 de diciembre los Equipos de Nuestra Señoradel  sector Málaga-Axarquía tuvimos una Jornada de Oración de adviento, en la casa de Espiritualidad  que la Diócesis de Málaga tiene Trayamar (Algarrobo-Costa). Jornada preparada con mucha ilusión, por el equipo 12 del sector.

Empezamos con una oración de apertura de la Jornada, que entre otras cosas destacamos lo siguiente: El Adviento es un tiempo en el que suplicamos: « ¡Ven, Señor Jesús!».

Le pedimos que venga y no pase de largo. Que no se detenga ante nuestra puerta. Que entre. El Papa Francisco nos recuerda en su exhortación que es el momento para decirle a Jesús: «Señor, me he dejado engañar, de mil maneras escapé de tu amor, pero aquí estoy otra vez para renovar mi alianza contigo. Te necesito. Rescátame de nuevo, Señor, acéptame una vez más entre tus brazos redentores. ¡Nos hace tanto bien volver a Él cuando nos hemos perdido!».

Después los responsables del sector, hicimos una reflexión, sobre el primer domingo de adviento. Pero antes nos felicitarnos todos unos a otros el año litúrgico, el año cristiano, que empezaba en ese momento.

Y algo de lo que se dijo en la reflexión fue:

Que entramos en este tiempo de Adviento. Y nuestra realidad, nuestra vida sigue siendo la misma. Pero si queremos, nuestra vida puede cambiar.Porque Dios está encendiendo una luz de esperanza, que ahora está escondida en el seno de María, pero que en Navidad se hará luz de liberación y de salvación en un pesebre.

Y que el mayor pecado de los cristianos es "dejar para más tarde" el encuentro sincero con el Señor, porque, hoy por hoy, la vida me va bien.

Y Jesús nos advierte: Andaos con cuidado.

Estad despiertos y hacer oración continuamente, para que podáis escapar de todo lo que ha de suceder y presentaros seguros ante el Hijo del hombre.Esta es la tarea del tiempo presente, el Adviento, al que hoy somos convocados.

 

En una proyección del Padre Ángel Espinosa, decía:

Estoy a la puerta y llamo. Jesús viene a tu vida ¿le vas a abrir? Que significa abrirle: dejarlo entrar a tu conciencia a tu mente a tu corazón, leer el evangelio, rezar, asistir a misa, convertirte en un cristiano autentico. Dice Jesús quien me ama, ni padre lo amará vendremos a él y en el pondremos nuestra morada. Cristo quiere venir a tu corazón, influir en tu vida, quiere inspirar tus pensamientos, tus palabras, quiere guiar tus obras. Nosotros somos responsables de que venga hoy a mi vida y que me convierta yo en un auténtico cristiano. Esta es la verdadera Navidad, abrirle las puertas de mi corazón de par en par a Cristo. Como decía San Pablo II.

El Padre Adolfo en otra proyección nos habló  de “Navidad: el abrazo de Dios”

Resumiendo: El adviento su única finalidad es sentir en Navidad el abrazo de Dios. Jesús vino a rescatarnos. Jesús vino a darnos amor, Jesús vino a tomar un cuerpo para que desde ese momento no haya nada humano que no tenga valor de eternidad. Para que desde ese momento, todo sentimiento, toda decisión, todo pensamiento, absolutamente todo, pueda tener un valor que nos acerque cada día más al cielo. Puede haber un mayor regalo que este. No, Jesús toma un cuerpo se hace plenamente humano, eso es lo que vamos a contemplar en Navidad.

¿Qué es el amor? Amar es hacer locamente feliz a la otra persona, amar es estar dispuesto a cualquier sacrificio con tal de que la otra persona sea feliz. El amor es así, el amor sale, el amor se difunde, el amor no se queda para uno mismo. Dios no se puede quedar para siempre encerrado en el Cielo, Dios tenía que salir, Dios tenía que venir, el amor de Dios es total.

Adviento es un tiempo para que le abras el corazón a Dios y Navidad es un tiempo para recibirlo.

Déjate abrazar por ese amor, Navidad  es el abrazo de Dios. Navidad la oportunidad de sentir el abrazo de Dios, pero también de convertirnos en abrazo para los demás.

TIEMPO PARA TOMAR CAFÉ Y A CONTINUACIÓN:

La ponente Mª Carmen Jiménez Castañeda, nos dio una charla sobre el Adviento y como descubrir el sentido de la navidad. En una primera parte nos habló sobre la historia de la celebración del Adviento. Y en una segunda parte, habló sobre el adviento en Familia, donde nos dio unos consejos para crecer en familia durante el Adviento, como vivirlo y como descubrir el sentido de la navidad. Esta charla fue ya la guinda de todo lo que antes habíamos escuchado, desde su propia realidad de familia cristiana, dio varios testimonios muy válidos para todos y con un sentimiento que ella misma llego a emocionarse y nosotros también en varios momentos. Se le aplaudió durante la charla y al terminar le dimos un gran aplauso.

Después tuvimos un momento de oración en la capillaante el Santísimo. Completando una preciosa mañana, que fue un maravillo regalo de Dios.

A CONTINUACIÓN COMIDA COMPARTIDA.

Seguidamente, meditación en la capilla o paseo por el recinto de la casa. Después reuniones mixtas y terminamos la Jornada de Oración de Adviento, con la Eucaristía, presidida por el consiliario D. Mariano Pérez Clavero. 

¡Feliz y santo Adviento!