Mercedes Gil Salvador, falleció el pasado 29 de noviembre de 2016 a los 86 años.

Mi madre era manchega de nacimiento, pero malagueña de adopción ya que desde que se casó en octubre de 1956 vivió en Málaga, también fue aquí donde tuvo a sus 7 hijos y donde ejerció su profesión de farmacéutica, exactamente en ese orden cronológico y de importancia para ella. Era la viuda de Enrique Grana Enciso, que se había ido con el Padre a principios de ese mismo año, el 24 de enero. Ambos eran miembros del equipo 3,  de manera que pertenecieron a los Equipos de Nuestra Señora, prácticamente desde que se crearon en Málaga. De hecho, mi madre siempre nos contaba que un matrimonio de Sevilla venía a pilotarlos, ya que en Málaga todavía no había nadie que pudiera hacerlo. Por aquel entonces, como podéis imaginar eran muy pocos, pero se llevaban muy bien y hacían muchas actividades. Entre las muchas historias, anécdotas, etc… que nos ha ido contando, últimamente hacía referencia especialmente a dos. La primera era referente a las reuniones: al tener 7 hijos muy seguidos, y además tener que atender una farmacia, normalmente estaba muy cansada por lo que era “habitual” que se durmiera en las reuniones. Parece ser que algunas veces mi padre la quería despertar pero el resto del equipo, incluido D. Manuel González que era su consiliario, le decían que la dejara, que no pasaba nada. Tampoco le sobraba el tiempo libre, y como en las Jornadas de Apertura y de Clausura cada familia aportaba algo de comer, igual que ahora, a ella normalmente no le solía dar tiempo a hacer nada, y le decía a mi padre: “Enrique, si ves que hay poco tú no comas”, pero siempre se “hinchaban” porque las demás señoras llevaban mucho y además todo estaba buenísimo. Siempre se acordaba de eso y sonreía.

En el aspecto más serio, mis padres siempre decían que su equipo en concreto y el movimiento en general les habían ayudado mucho en su matrimonio y en su vida espiritual. Tanta ha sido la influencia en su vida, y en la nuestra, que 4 de sus hijos estamos, o hemos estado, en un equipo. Actualmente la tercera generación también ha empezado su andadura y una de sus nietas, hija también de equipistas, forma parte de uno que recientemente ha terminado el pilotaje. Son un equipo joven, con niños pequeños y con muchas ilusiones, similar al que hace más de 50 años se unieron mis padres.

Isabel Grana Gil, Equipo 64.

Málaga, 16 de enero de 2017.