CAUSA DE BEATIFICACIÓN HENRI CAFFAREL

 

Padre Angelo Paleri, OFMConv
Postulador causa de beatificación de Henri Caffarel

Queridos amigos del padre Caffarel,
Es para mí un gran placer participaros las últimas iniciativas tomadas como parte de la postulación de la causa de nuestro querido padre Henri Caffarel.

Como bien sabéis, las etapas preliminares de la fase romana se llevaron a cabo normalmente y ya están terminadas.
Ahora comienza la preparación de la Positio, trabajo de larga duración y precisión: la primera parte que tratamos es el Summarium Testium, que es la síntesis y clasificación de todas las declaraciones y testimonios que fueron presentados por las personas llamadas, durante la encuesta diocesana, a expresar su punto de vista sobre la vida, las virtudes y la reputación de santidad y los signos del Siervo de Dios. El trabajo de síntesis se llevó a cabo según los criterios perfeccionados a lo largo de los cuatro últimos siglos con el fin de obtener el mejor resultado de los testimonios presentados. El padre Paul-Dominique Marcovits, postulador de la fase diocesana, aceptó poner a nuestra disposición sus competencias para la redacción. Ya se ha reunido con el Ponente designado por la Congregación, el padre Zdzisław Józef Kijas, OFMConv, a quien presentó el trabajo realizado hasta ese día. Además, el padre Paul-Dominique Marcovits y yo tuvimos la oportunidad de vernos en Roma y en Estrasburgo, lo que nos permitió reflexionar juntos sobre el mejor método a seguir, intercambiar nuestros puntos de vista y discutir algunos detalles técnicos.

Una vez termine esta fase, pasaremos al Summarium Documentorum, que es una recolección de los principales documentos que se refieren a la vida y actividades del Siervo de Dios. En lo concerniente a esta etapa, me he propuesto encontrar otros documentos e informaciones que no fueron evaluadas formalmente durante la etapa diocesana. A principios del pasado mes de mayo, me reuní en Nantes con Jean Allemand, biógrafo oficial del padre Caffarel y también su secretario, amigo y confidente (¡hasta donde el padre Caffarel abría su corazón y compartía sus secretos con otra persona!). Jean Allemand me dio algunas indicaciones sobre los escritos y conferencias que siguieron a la publicación de su libro «Henri Caffarel, un hombre cautivo de Dios”. También pude intercambiar ideas con algunas personas en Lyon (no solamente con los miembros de los ENS) y también dispongo de información para establecer otros contactos en otros sitios.

En febrero pasado, en Estrasburgo, se me pidió participar en un encuentro de preparación del Coloquio que tendrá lugar en París el 8 y 9 de diciembre de 2017, para celebrar el aniversario número 70 de la Carta de los Equipos de Nuestra Señora. Esta preparación continúa con los aportes y colaboración del grupo que dirige la asociación de ‘‘Amigos del Padre Caffarel”.

En el curso del presente año, he recibido información concerniente a las gracias obtenidas por intermedio del padre Caffarel, más precisamente tres en el Brasil y dos en España; para algunos casos he pedido documentación médica complementaria así como el testimonio del personal sanitario que atendió al paciente.

En este momento no podemos afirmar que una o varias de esas gracias/curaciones puedan seguir el rigor científico de los exámenes médicos ni llenar la base de una encuesta diocesana eventual que siempre es examinada en Roma para la decisión final. De todas maneras, esas informaciones relativas a las gracias son la prueba, para nosotros, los que seguimos esa causa muy de cerca, de numerosos fieles en todo el mundo aman al padre Caffarel y lo invocan como intercesor ante Dios para obtener la salud física y la salvación. Como es habitual decir en nuestra jerga, ¡esas gracias testimonian al menos la fama sanctitatis y la fama signorum ! Y nos regocijamos de ello.

Algunos matrimonios me han preguntado qué pueden hacer para ayudar a la causa del padre Caffarel. Lo primero que todos podemos hacer, es orar y pedir la intercesión del Siervo de Dios. Solamente así la causa podrá avanzar hasta la beatificación y canonización de nuestro muy querido padre Caffarel.